Get Adobe Flash player

Pastoral Juvenil

Índice del artículo

 

ETAPAS DE LA PROPUESTA

Cada una de las etapas se constituye en un proceso de cambio, de seguimiento de Jesús y de identificación con su proyecto. El ejercicio del caminar tras Jesús desde unas claves básicas abre a nuevas experiencias para hacer realidad el proyecto del Reino de Dios.

1.    Me decido por Cristo

Al encuentro de la buena noticia del Reino del Dios, fuente inagotable de vida y misericordia hacia todos.

Conozco el corazón de Cristo. Para ser capaces de misericordia, debemos en primer lugar colocarnos a la escucha de la Palabra de Dios y experimentar en nosotros su misericordia. De este modo es posible contemplar la misericordia de Dios y asumirla como propio estilo de vida

Actitud Básica: FE ROBUSTA.

Momento Significativo: LA CUARESMA.

Experiencia Eclesial: SACRAMENTO DE LA RECONCILIACIÓN. 

1.    Construyo la Iglesia

Tras las huellas del maestro, seguimos sus caminos reproduciendo hoy su estilo de vida  y sus actitudes en la  renovación de las comunidades cristianas.

Celebro mi fe en comunidad (en la familia como Iglesia Doméstica y en la parroquia como Iglesia local)

Actitud Básica: ESPERANZA ALEGRE

Momento Significativo: MARÍA MUJER MISERICORDIOSA.

Experiencia Eclesial: PENTECOSTÉS

 

2.    Defiendo la vida:

Arraigados en la esperanza en Cristo resucitado, acogemos sus llamadas a comprometernos en el proyecto del reino de Dios en medio de la sociedad actual.

Me comprometo con la Creación y desarrollo misericordia, fundamento del proyecto social de Jesús.

Actitud Básica: CARIDAD ARDIENTE

Momento Significativo: MES DE LAS MISIONES

Experiencia Eclesial: MISIONEROS CALLEJEROS DE LA FE

Jesús, acogido en la propia vida, en la comunidad y en la historia es el camino y la huella para:

Ø  Recuperar la buena noticia de Jesús en la vida de los jóvenes, hombres y mujeres de nuestro tiempo.

Ø  Liberar la esperanza.

Ø  Encender la fe que está queriendo brotar.

Lo más decisivo es la relación con Jesús. Es la adhesión a Jesús y el contacto con su persona que nos transforma

¿CÓMO HACER OPERATIVA LA PROPUESTA PASTORAL?  METODOLOGÍA

La celebración del bicentenario nos ha dejado en el camino del corazón oratoriano, donde se vive la pedagogía del Sistema preventivo que se renueva en la Razón, religión y  amor.

La sede de estas dimensiones es el corazón, que abierto a la acción del Espíritu se convierte en:

Lugar “afectivo” (Amorevolezza de la relación con Dios y con  los hermanos)

Lugar “racional” (razón) donde la persona plasma la inteligencia y la voluntad,

Lugar “moral” (religión) de la libertad donde la persona aprende a discernir entre bien y mal, donde comprende y orienta el sentido de la propia vida y toma decisiones. (Braido, 1994). 

En la  vida de San Juan Bosco y Madre Mazzarello el corazón oratoriano es igual a presencia que privilegia el cuidado, es el camino  donde se aprende a vivir en familia, a cuidar del otro y a cuidar de lo que nos rodea.

Esto se da por la creación del ambiente de familia a través de unas líneas bases:

1.    Una línea de Vida en comunidad: La clave es saber dialogar. Cuando hay encuentro hay posibilidad de sueños. Saber pensarse con otros en la lógica de la MISERICORDIA 

2.    Una línea práctica de transformación: Los sistemas de vida. Pertenencia a Cristo con talante de discípulo: Revestidos de Cristo, con los mismos sentimientos, criterios y actitudes del maestro. 

3.    Una línea de  servicio que lleva a salir de sí mismo, a entregar los propios dones y riquezas para que los otros crezcan. 

En su proceso pedagógico el camino hacia la conversión pastoral nos lleva a adentrarnos en el relato que nos ofrecen los evangelios para:

·         Acercarnos a Jesús tal como era recordado con fe y con amor por las primeras generaciones cristianas.

·         Encontrarnos con el impacto causado por Jesús en los primeros que se sintieron atraídos por Él y le siguieron.

Engendrar el seguimiento de nuevos discípulos.