Get Adobe Flash player

 

JUSTIFICACIÓN

La obra Salesiana de Bucaramanga y en ella el Instituto Tecnológico salesiano “Eloy Valenzuela” es sin duda una  de las obras que está más comprometida pastoralmente con todos los miembros que participan en el rol educativo y pedagógico. Quienes animan y coordinan la gestión pastoral de la CEP son los mismos salesianos de Don Bosco que están a cargo de la obra. Ello implica, tener en cuenta varios principios y criterios de la misma pastoral educativa:  trabajamos desde unos lineamientos inspectoriales, la preventividad como principio educativo, educamos con el corazón, evangelizamos educando y educamos evangelizando y nos comprometemos con la Iglesia a ser y formar discípulos y misioneros de la misericordia. 

Para ello queremos encaminar nuestro trabajo hacia una pastoral evangelizadora que construye y hace presente el Reino de Dios. Una pastoral integral que evangeliza a través de todo los que “hace” en espíritu de servicio solidario, de todo lo que “vive” en espíritu de comunión y fraternidad, de lo que “anuncia” proféticamente y de lo que “celebra” pascualmente. Una pastoral educativa que diferencia los contextos sociales y culturales de acuerdo a las edades, pluralismo religioso y específica en la niñez, adolescencia y juventud. Una Pastoral educadora de la fe como propuesta de seguimiento de Cristo y la madurez de la fe vivida en una comunidad cristiana. Una pastoral eclesial en la que nuestro colegio tiene que llegar a ser una auténtica experiencia de comunidad inspirada en los valores del Evangelio y abierta a la vida eclesial, parroquial, diocesana y sentir con la Iglesia universal. Una pastoral en clave vocacional que crea una cultura donde se comprende la vida y la existencia como un llamado de Dios-amor y a encontrar el sentido de la vida en la entrega solidaria a los hermanos.

 

OPCIÓN PASTORAL

Como Comunidad Educativa optamos por una educación evangelizadora y una Pastoral orgánica. El fin último de nuestra labor educativa es proclamar y hacer presente la Buena y esperanzadora Noticia del Reino de Dios en el aquí y ahora que nos ha tocado vivir, mediante hechos históricos que lo manifiesten y construyan. 

La educación es  el lugar en la cual y la mediación  a través de la cual evangelizamos y buscamos construir el proyecto de Dios: una humanidad  congregada en la comunión, que busca liberarse de toda alienación y lograr una vida en plenitud, como don de Dios y como responsabilidad nuestra. 

A través de todo lo que hacemos en espíritu de servicio, lo que vivimos como experiencia de comunidad, lo que anunciamos proféticamente y celebramos pascualmente, nos proponemos construir y significar el Reino de Dios. 

Particularmente  buscamos suscitar  y alimentar la dimensión religiosa de la existencia de todos los que formamos la Comunidad Educativa y educar en la fe, como un itinerario que  lleve al encuentro con Cristo, a conocerlo, amarlo y a seguirlo, prosiguiendo su proyecto y su causa. La fe debe llevarnos a configurarnos con Cristo, hasta llegar a pensar, sentir y actuar a la manera de Jesús, el rostro humano de Dios y el rostro divino de la persona humana. 

La Educación Religiosa Escolar, la Catequesis, la vida litúrgica, especialmente  con la celebración eucarística y la oración, tienden a acercarnos e identificarnos cada vez más con Jesucristo y a comprometernos  con su plan de salvación. 

 

Optamos por una educación inspirada y fundada en el Sistema Preventivo de Don Bosco.

Nuestra labor educativa pastoral se guía por el  Sistema Preventivo de Don Bosco que  es: 

·         Una espiritualidad porque quiere ser en medio de los niños y de los jóvenes, particularmente los más necesitados, signos y portadores del amor de Dios y encarnar la figura de Cristo Buen Pastor y porque quiere expresar concretamente, a través de todas las intervenciones educativas, la caridad pastoral.

·         Un Modelo pedagógico evangelizador y una experiencia educativa por cuanto tiene una intencionalidad muy clara y definida: la construcción del Reino de Dios y la formación de convencidos seguidores de Jesús y ciudadanos conscientes y comprometidos en la construcción de una nueva sociedad, justa, incluyente, participativa; porque se propone ser una comunidad educativa en donde se viva el espíritu de familia y  porque se fundamenta en tres principios: la razón, la religión y el amor.