Get Adobe Flash player

Memoria Historica

Para los Salesianos la figura de la Santísima Virgen María, bajo el título de Auxiliadora de los cristianos, representa su icono fundamental en su sistema pedagógico. Ella, es la madre, la maestra y la guía en todo el quehacer educativo. Por ello, en el mes de mayo, el colegio salesiano le rindió honores, especialmente el día de su fiesta, el 24 de mayo. En preparación para esta celebración se realizaron una serie de actividades, entre ellas los famosos alferazgos tradicionales, donde cada curso por día, con iniciativas propias le rinden homenaje, destacándose, la música, la poesía, el teatro, el canto y las artes plásticas. Realmente son momentos de un contenido espiritual y sentimental profundos en honor de la madre del cielo. Todo los días los alumnos en sus dos jornadas, le dedicaron en los buenos días y en las buenas tardes las más ricas  expresiones artísticas y devocionales en gratitud por todo lo que ella representa y hace en sus vidas.

Para la gran celebración del 24, en sus vísperas se organizó una velada Mariana, acompañada con pólvora, música y repique de campanas. A tal celebración fueron invitadas las madres de los estudiantes, las cuales fueron también homenajeadas por sus hijos, en cada uno de sus salones de clases. Igual que para los alferazgos los estudiantes se lucieron con toda clase de expresiones artísticas y ciertamente no faltó el ponqué el vino y sabrosos pasa bocas. La celebración termina con un acto cultural, en honor a las dos madres, la del cielo y la de la tierra.

El día 24 comienza la jornada con la Solemne Eucaristía  de la jornada de la mañana, presidida por el Director-Rector de la obra salesiana de Bucaramanga, el Padre Deogracias Veloza Fonseca. Como siempre la música, el canto y las flores embellecieron tal celebración. Una vez terminada la Eucaristía los alumnos pasaron al patio donde disfrutaron del bazar salesiano, organizado por el Padre Dago Humberto Rojas, la comida no faltó, cada curso se esmero en portar los mejores platos para que fuera una verdadera fiesta. La música, la alegría y el entusiasmo de los estudiantes saltaron a la vista. Para los estudiantes de la jornada de la tarde se trasladó para el día 25, para darle espacio a la solemne eucaristía presidida por nuestro arzobispo de Bucaramanga, Ismael Rueda, para todos los devotos de María Auxiliadora.  Celebración a la que asistieron un nutrido grupo de personas que desbordó la capacidad del templo parroquial. La celebración de los alumnos de la tarde tuvo la misma dinámica que la realizada con los alumnos de la mañana el día anterior.